TÉ VERDE CON FRUTOS DEL BOSQUE

El delicado amargor del té verde dialoga en armoniosa correspondencia con el toque agridulces de los frutos del bosque, que con la presencia de manzana, hibisco y escaramujo abren espacio a un sabor fresco y frutal.